Generación de gases in situ: ventajas

1. AHORRO DE DINERO Y ESPACIO
La generación de gases in situ es una forma de colaborar en la reducción de la huella de carbono, ya que hay un menor impacto de transporte de suministros y recogidas. Cada año evitamos miles de desplazamientos de camiones cargados con botellas de gas a alta presión y de camiones cisternas cargados con líquidos criogénicos.

2. REDUCCIÓN DE LA HUELLA DE CARBONO
Reduce el tiempo de inactividad y los problemas de suministro.
Si subcontratas tu gas nitrógeno, estás a merced del repartidor en lo que respecta a plazos, retrasos, escasez o cierres. ¿Por qué comprarlo a terceros si puedes generarlo tu mismo 24/7?

3. AUTONOMÍA
El coste de gas generado es mucho menor. Además te ahorrarás el alquiler de las botellas vacías, en uso y llenas esperando conexión. Las botellas ocupan más espacio ya que se necesitan lugares específicos para almacenarlas y deben estar aseguradas en bastidores especialmente diseñados para mayor seguridad.

4. EFICIENCIA
El nitrógeno se comprime a presiones muy elevadas o se convierte en líquido mediante criogenia para transportarlo o almacenarlo, asumiendo pérdidas y mermas de producto. Luego hay que gasificarlo y reducir la presión para consumirlo en gas y a bajas presiones. Esto es un despropósito tanto a nivel económico
como medioambiental.

5. SEGURIDAD
La generadores de nitrógeno evitan riesgos para tu personal al no tener que guardar depósitos de alta presión y/o criogénicos. Conoce tus costes para los próximos años, sin sorpresas de subidas deprecio inesperadas y continuas. Ten la seguridad de controlar tú el precio de tu suministro, cada año, todos los años.